El aparcamiento se encuentra dentro del APR del barrio de las Letras.

Cuando accede al aparcamiento, un sistema de reconocimiento de matrículas hace una lectura de su vehículo, y la matrícula es enviada al centro de control del Ayuntamiento para que no sea sancionado. Puede acceder por cualquier calle del APR sin temor a una posible multa. Revise su ticket de entrada, y compruebe que su matrícula ha sido leída correctamente